REVOLUCIONES - Movimiento Poder del Conocimiento

Vaya al Contenido

Menu Principal:

REVOLUCIONES

REVOLUCIONES


CAMBIOS Y REVOLUCIONES

Para lograr esta nueva Colombia del siglo21, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que no es a través de cambios, se requiere de una revolución. La revolución del conocimiento es la única posibilidad de liberar a los colombianos de las dinastías políticas creadas por los partidos tradicionales con el poder de las armas y el dinero y liberarlo de las cadenas del capitalismo laboral y financiero.
Si no hubiera sido por la revolución francesa, las monarquías y la esclavitud se mantendrían. Se pueden perseguir objetivos reformistas a corto plazo, en lugar de objetivos permanentes revolucionarios.
James A. Robinson, “Miseria en Colombia” afirma que, en la mayor parte de la historia de Colombia, la constante ha sido la pobreza absoluta, combinada con la violencia e inseguridad y que su persistencia se debe fundamentalmente a las facetas extractivas de las instituciones políticas, que las poderosas fuerzas que han mantenido a Colombia pobre y violenta se mantienen y se reproducen por sí mismas.
Las revoluciones cambian las sociedades: la revolución agrícola, la revolución industrial y la revolución del conocimiento.
Lo cambios solamente modifican aspectos de la sociedad. Son generalmente introducidos por los dueños del poder para mantenerlo.
Los momentos propicios son los hechos que desencadenan las revoluciones, como aquel previo al inicio de la revolución francesa y otros que desencadenaron grandes hechos históricos.
Hoy día, en Colombia también se presenta un momento propicio. El destape de las grandes ollas podridas en materia de corrupción, la reforma tributaria que golpeó los ingresos de los hogares, los elevados niveles de pobreza y desigualdad, los pésimos sistemas de salud y educación y un gobierno y una clase política desacreditada por los malos manejos administrativos y la falta de controles reales.
Se requiere de una nueva clase política no contaminada con la política tradicional. Se requiere de nuevos administradores públicos, que aceleren la actividad económica a la velocidad de la sociedad de la información, con la capacidad de crear muy altos niveles de riqueza a través del conocimiento colectivo, aceleración del prosumo y trabajo independiente y con un sistema financiero incluyente para la población más pobre del país.
Con el uso de las tecnologías de la sociedad del conocimiento, los gobiernos se podrán desburocratizar, elevar la eficiencia y responder rápidamente a las necesidades de la población y de los sistemas de creación de riqueza. Y los ciudadanos podrán ejercer un control directo en las diferentes ramas del poder público.
Esta es la nueva democracia, sin clientelismo, sin favores políticos, sin corrupción política y gubernamental y sin la necesidad del uso de la violencia para mantener el orden.


 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal