PAGINA 4 - Movimiento Poder del Conocimiento

Vaya al Contenido

Menu Principal:

PAGINA 4

ES LA ECONOMIA

La Paz

La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento. La paz es un derecho universal de todos los pueblos del mundo. El gobierno y el congreso de la república tienen todo el derecho y la obligación de conducir al país para el logro de la paz.
Solamente los estúpidos e ignorantes seguirán con este discurso.
El debate electoral se debe centrar sobre cuál es la solución a los más graves problemas de la Colombia actual, porque de ello depende que podamos lograr una verdadera y sostenible paz.
Es urgente trabajar en el posconflicto. La firma del tratado de paz se manifiesta en el traslado del conflicto de nuestras zonas rurales a nuestras ciudades: aumento de los cinturones de miseria, del narcotráfico en las calles y del índice de criminalidad en las grandes ciudades por cuenta de las Bandas Criminales Emergentes, que reciclan los agentes desmovilizados.
Estas bandas se están convirtiendo en el principal factor de desplazamiento forzado en el país y empiezan a controlar los cultivos de coca, la producción de cocaína y rutas de salida de la droga. Es muy posible que las Bacrims sean las responsables del aumento en la producción de cocaína que pasó de 250 toneladas en el 2015 a 710 toneladas en el 2016. En hectáreas cultivadas se pasó de 159.000 a 188.000.

El Cementerio de las Ideas Muertas

“Hoy más que nunca gobiernan el mundo los alumnos de los profesores de economía que en el siglo pasado dictaron clases en las mejores universidades. Presidentes y políticos, directores y asesores de bancos centrales, ministros de hacienda, presidentes de bancos, altos funcionarios de las mayores y más poderosas empresas mundiales, asesores financieros, expertos de medios de comunicación se han sentado obedientemente a escucharlos, han estudiado sus textos y se han embebido en sus principales teorías. Por desgracia, muchas de las teorías recordadas de los tiempos de la universidad pertenecen al camarote del conocimiento obsoleto o mejor aún al cementerio de las ideas muertas”.
Muchos economistas, consciente o inconscientemente siguen aferrándose a la creencia de que la economía es análoga a la física de Newton. Esta noción surgió hace siglos, cuando las ideas de Newton sobre la mecánica, el equilibrio y el determinismo dominaban dicha ciencia.
En la actualidad, buena parte de la economía de la sociedad industrial, incluida la herencia de Adam Smith, David Ricardo y más tarde Karl Marx, John Maynard Keynes, Friedrich Hayes y Milton Friedman, aún se basa, al menos parcialmente en la mecánica newtoniana y la lógica cartesiana.
La teoría de Newton funciona bien a bajas velocidades. Sin embargo, a velocidades cercanas a la velocidad de la luz, la teoría cuántica, la teoría de la relatividad y el principio de la indeterminación, llevaron a una crisis en la física, que llevó a una comprensión más clara de las limitaciones del modelo newtoniano. De ello se desprende que no todo en el universo se comporta en todas las ocasiones con la regularidad, previsibilidad y legitimidad de una máquina.
Para aquellos que creen que la economía es una ciencia exacta y se puede representar en funciones matemáticas, es desconcertante el que los bienes del conocimiento son indeterminados respecto al valor. Y de ello, podemos concluir que, si el conocimiento puede viajar a velocidades cercanas a la velocidad de la luz, entonces el replanteamiento de la física de Newton por la física de la relatividad y cuática, también en el caso de la economía, la teoría económica de bajas velocidades de Marx, Keynes, Hayes y Friedman debe ser replanteada por una nueva teoría económica adaptada a las altas velocidades de la economía del conocimiento.
Siete cambios desafían a los economistas tradicionales en sus análisis económicos: El primero es la externalidad positiva de los productos del conocimiento. El valor de uso de los productos del conocimiento es creciente. Mientras el valor de uso del tangible del celular disminuye con el uso, el valor de uso del intangible aumenta con el uso, puesto que teóricamente se puede conectar con un mayor número de personas. El segundo, es el carácter no rival de los productos del conocimiento. No gastamos el conocimiento por utilizarlo, por el contrario, mayor uso del conocimiento promueve mayor conocimiento y puede ser compartido por muchas personas a la vez. El tercero, lo representa la desmasificación y personalización de los productos, que apunta a una economía sin productos idénticos y en teoría con precios distintos. El cuarto, se relaciona con la substitución cada vez mayor de los factores tradicionales, tierra, trabajo y capital, por conocimiento. El quinto, al traslado del intercambio mundial de bienes tangibles a intangibles. El sexto a la transferibilidad mundial de capitales que permite cada vez menos el control por parte de los bancos centrales de la cantidad de dinero en la economía y por consiguiente del empleo y la inflación. El séptimo, al efecto de las políticas fiscales en un mundo globalizado.


PAGINA 5


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal