PAGINA 1 - Movimiento Poder del Conocimiento

Vaya al Contenido

Menu Principal:

PAGINA 1

ES LA ECONOMIA

! ES LA ECONOMIA DEL CONPCIMIENTO, ESTUPIDO E IGNORANTE !

Esta frase compuesta del slogan de la campaña presidencia de Bill Clinton, en donde propone que el debate presidencial debe ser la solución a los problemas económicos y no las estupideces y charlatanerías de los políticos en campaña y la frase de Alvin Toffler de que los ignorantes de este siglo son aquellos que siguen aplicando la economía del siglo pasado e ignoran la nueva economía del conocimiento.

Colombia entera no puede permitir más el engaño y las estupideces de los políticos en campaña. Lo único que les interesa son los elevados salarios y la repartición de los altos cargos públicos. Y promover el desplazamiento de los campesinos de sus tierras con políticas públicas que favorecen la compra de las tierras por los ricos, como las 4 estrategias de Misael Pastrana o las del agro ingreso seguro de Alvaro Uribe. Campesinos desplazados a las ciudades, llenando los cinturones de miseria y aumentado la inseguridad urbana. Legalización de las tierras de los terratenientes o multinacionales dedicadas al negocio de la explotación de recursos minero-energéticos para crear estabilidad jurídica de sus inversiones. Después ejércitos completos, para cuidar sus propiedades o ellos mismos creando grupos paramilitares. Y como la violencia promueve más violencia, aparecen los grupos guerrilleros que terminan quedándose con el resto de las tierras y creando más desplazamientos. Y viene el narcotráfico, el secuestro, la extorsión por parte de la guerrilla para sostenerse. Campesinos en condiciones de miseria, sin vías de comunicación no tiene otra alternativa de cultivar para los narcotraficantes ya sean guerrilleros o bandas criminales.   
Y por otro lado, los liberales defendiendo el libre comercio para enriquecerse a costas del jugoso negocio del comercio de bienes extranjeros. Acabaron con la agricultura y la industria nacional y la poca que quedó pasó a manos de los grandes grupos económicos o multinacionales.
¿Pero quienes empezaron la guerra? El escritor Fernando vallejo escribe: “Eran dos partidos: uno azul y otro rojo. Los del azul se llamaban conservadores y los del rojo liberales. Se pasaron el siglo XIX en guerras fratricidas tratando de desbancarse los unos a los otros del poder, que oculto en los ideales que pregonaban era lo que buscaban. Y terminó el siglo XIX con otra guerra civil que duró mil días y con la que empezó el siglo XX. Fue una guerra brutal, en la que, a los soldados, antes de las batallas, los emborrachaban con aguardiente con pólvora. Una de estas batallas, la de Palonegro, se prolongó por dos semanas. Dicen que eran tantos los cadáveres, que los gallinazos no comían sino de sargento para arriba”
Los gobernantes promueven la guerra, pero al frente no van sus hijos y familiares. Los muertos los ponen los campesinos pobres y las clases humildes.  
Después viene la masificación industrial en un principio en las ciudades y luego industrializando los campos, destruyendo bosques y fuentes de agua y explotando los recursos energéticos necesarios para mantener la población urbana en expansión.
Y como la explotación minera y energética requiere de grandes recursos, se le abren las puertas a la inversión extranjera. Y esta inversión también llega a promover el gran consumo, necesario para mantener la economía en crecimiento.
Y todo se masifica: consumo de masas, educación de masas, salud de masas. Lo que le sirve a uno, les sirve a todos: drogas masivas para las enfermedades, alimentos masivos empaquetados llenos de químicos, azúcar y sal, alimentos provenientes de los animales envenenados de antibióticos y hormonas.
Se promueve aún más la apertura económica, los TLCs, al tiempo que llega la globalización a través del avance en las tecnologías de las telecomunicaciones e Internet.
Y los gobiernos quedan a merced de nuevos jugadores internacionales, que se dedican a la especulación financiera. Pasamos de un mundo de baja velocidad a un mundo de gran velocidad, de grandes volúmenes de información y de cambios vertiginosos.
Este cambio de sociedad está acompañado de dolorosos cambios institucionales, morales, políticos y sociales. Este es el por qué instituciones de la era industrial, desde gigantescas corporaciones, gobiernos y sistemas políticos se irán convirtiendo en dinosaurios esforzándose por su última bocanada de aire. Este es el porqué de las próximas crisis simultáneas en todos los sectores de las economías: agricultura, industria, salud, educación, justicia, transporte y medio ambiente. Ellos fueron diseñados para una sociedad que está desapareciendo.
Los economistas y políticos del siglo pasado seguirán enfrentando estos problemas uno a uno, como si no estuvieran interrelacionados. Nos presentan proyecciones parciales basadas en estudios econométricos, para hacernos creer que la economía es una ciencia que funciona con fórmulas matemáticas. La economía depende en gran medida del comportamiento humano y en realidad se conoce poco de esta disciplina.  
Por eso hay un dicho que reza que más acierta un mico tirando dardos a un blanco que los economistas en sus proyecciones econométricas.
El 27 de enero del 2015, el presidente Santos, al intervenir en el Foro de Asuntos Francia – Colombia, en París, destacó el crecimiento económico, la disminución del desempleo, la baja inflación, el aumento de la inversión, la reducción de la pobreza y el manejo fiscal que le ha permitido al país tener unas finanzas sanas.
Un año más tarde, según la revista Portafolio, el año 2016 será el año de la incertidumbre para la economía colombiana, el rumbo del dólar, los precios del petróleo, la inflación, las tasas de interés y la demanda interna, los grandes interrogantes. Aspectos como la volatilidad del dólar, los precios del petróleo, el aumento de la inflación, el ajuste en las tasas de interés y la desaceleración económica tienen a los empresarios sin saber qué supuestos utilizar para la elaboración de sus presupuestos del 2016.
En octubre 22 del 2014, el Ministerio de Hacienda Mauricio Cárdenas estableció en sus planes financieros un precio promedio del petróleo de 98 dólares por barril para el próximo año y de 99 dólares para el 2016. "Hoy estamos con un precio en 86 dólares por barril. Sabiendo el actual nivel, no sería descabellado pensar en que vamos a tener que bajar un poco los precios, no solo para 2015 sino para 2016", dijo Cárdenas durante un debate sobre el presupuesto de las regalías petroleras, en el Congreso. "Nosotros obviamente esperamos que los precios tengan un piso del orden de 80 dólares, que es lo que hoy cuesta producir petróleo en las zonas más remotas, en las zonas de frontera. Eso le pone en cierta medida un punto mínimo donde ya es difícil que baje el precio del petróleo", agregó a periodistas.
El martes 2 febrero del 2016, un barril de petróleo Brent se cotizó cerca a los 33 dólares, los expertos como Goldman Sachs, Credit Suisse, Standard Chartered, Banco Mundial, no se ponen de acuerdo y unos le apuestan al alza y otros a la baja.
La Junta Directiva del Banco de la República (JDBR) determina la política monetaria con el objetivo de mantener la tasa de inflación alrededor de su meta de largo plazo de 3% (con un margen admisible de desviación de +/- 1%). Esta meta se plantea sobre la inflación de precios al consumidor, que se mide estadísticamente como la variación anual del índice de precios al consumidor (IPC). En agosto del 2015, el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe advirtió, que la inflación al terminar el 2015 sería del 4,5% sin embargo, la inflación en el 2015 terminó en 6,77%. El control de la inflación se le está saliendo de las manos a la Junta Directiva del Banco de la República.
El “Financial Times” sugirió que, junto con los muy desdeñados analistas de Wall Street, deberían ser incluidos en el salón de las vergüenzas predictivas. En el año 2001, The Wall Street Journal, informó acerca de los pronósticos de crecimiento realizado por 54 destacados economistas de Estados Unidos para los siguientes 4 trimestres. Solo dos de ellos se acercaron un poco. Un estudio de 2002 del Fondo Monetario Internacional observó que las "predicciones consensuadas" (predicciones de grandes grupos de economistas) que se hicieron antes de 60 recesiones nacionales diferentes en los años 90: en el 97% de los casos los economistas no fueron capaces de predecir la contracción de un año más tarde, en las raras ocasiones en las que los economistas predijeron las recesiones de forma exitosa, subestimaron significativamente su severidad.
Cuando la burbuja económica estalló en el año 2008, ni siquiera los mayores analistas financieros fueron capaces de ver más allá de sus teorías favoritas.
Nassim Nicholas Taleb, ensayista, investigador y financiero de Estados Unidos, llama a la cancelación del Premio Nobel de Economía, afirmando que el daño de las teorías económicas puede ser devastador.
Aún a pesar de todos los falsos pronósticos, los expertos economistas y políticos nunca piden disculpas y siguen con su charlatanería prometiendo de todo en sus campañas políticas.
Pero los colombianos pobres merecen un futuro mejor que aquel que les proponen los políticos. Cuando les regalan un pescado, les regalan un almuerzo, los alimentan por un día. Les regalan casas, pero no les dan empleos para mantenerlas. Los pobres seguirán siendo pobres.
Pero si se les enseña a pescar, si todos los colombianos crean prosumo, se les enseña a construir sus propias viviendas, viviendas que sean viviendas dignas y al mismo tiempo con la capacidad de producir en ellas, cambiará la historia de los pobres. Podrán elevar su nivel de vida y ser dueños de sus viviendas y trasladarlas a las futuras generaciones.



PAGINA 2



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal