LUCHA CONTRA LA POBREZA - Movimiento Poder del Conocimiento

Vaya al Contenido

Menu Principal:

LUCHA CONTRA LA POBREZA

PROPUESTA

Las estrategias de la economía industrial propuestas por muchos de nuestros dirigentes del gobierno y la política, de la mano de obra barata para mejorar nuestras ventajas comparativas en el comercio internacional y la creación de empleo de baja remuneración a través de la construcción de viviendas regaladas o subsidiadas, fábricas de chimeneas y un sector agrario lento y empobrecido no han logrado los resultados esperados.
Es a través de la estrategia de la inversión en obras públicas y construcción de viviendas para la creación de empleos de baja remuneración donde se manifiesta la devolución de los favores políticos y el mayor volumen de corrupción.
Los sistemas se retroalimentan: James A. Robinson, “La Miseria en Colombia” afirma que, en la mayor parte de la historia de Colombia, la constante ha sido la pobreza absoluta, combinada con la violencia e inseguridad y que su persistencia se debe fundamentalmente a las facetas extractivas de las instituciones políticas, que las poderosas fuerzas que han mantenido a Colombia pobre y violenta se mantienen y se reproducen por sí mismas.
En el informe sobre “La Gobernanza y las Leyes” del banco Mundial, se reconoce que las políticas “adecuadas” suelen ser difíciles de introducir y aplicar, dado que en algunos casos “los grupos de la sociedad que se benefician del ‘statu quo’ son suficientemente poderosos como para resistir las reformas necesarias para cambiar el equilibrio existente”.
Por el contrario, el nuevo sistema de creación de riqueza basado en el conocimiento, lo que antes era un sueño, ahora se puede convertir en realidad.
La estrategia de la economía del conocimiento para quebrar el espinazo de la pobreza comienza con la eliminación de la diferencia en productividad entre lo que el trabajo bruto puede conseguir y lo que la tecnología avanzada hace posible conseguir hoy día y cada vez más en el mañana.
Esta estrategia en relación a la tierra debe estar dirigida a la transformación de las empobrecidas áreas rurales, convirtiéndolas en regiones de conocimiento altamente productivas, que no dependan de la fuerza de los brazos de los campesinos escuálidos prematuramente envejecidos, sino por el contrario del poder de la inteligencia de sus descendientes.
Esta estrategia en relación al capital y el trabajo debe estar dirigida a la transformación de las empobrecidas familias urbanas, convirtiendo sus viviendas en un sistema de creación de riqueza altamente productivo, que no dependa del trabajo físico y repetitivo en las grandes industrias, sino del poder de la inteligencia de las generaciones futuras.  Estas estrategias ha de mirar más allá de lo inmediato, a lo que está emergiendo, incluso a lo embrionario.


 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal