IZQUIERDA - Movimiento Poder del Conocimiento

Vaya al Contenido

Menu Principal:

IZQUIERDA

PARTIDOS


Los grandes conflictos a lo largo de la historia de la humanidad se han derivado de los factores tierra, trabajo y capital.

En la sociedad agraria, los factores de producción eran la tierra y el trabajo. El poder estaba representado en la tierra y de allí las grandes conquistas de nuevos territorios y el uso de la esclavitud para disminuir el costo del trabajo.

En la sociedad industrial, los factores de producción son la tierra, trabajo y capital. El poder está representado en el capital y de allí la lucha por el poder mundial del capitalismo y el socialismo. La industrialización de la agricultura trajo consigo la destrucción de bosques y las fuentes de agua. El trabajo repetitivo en las fábricas substituyó la esclavitud.

Los grandess conflictos de la sociedad industrial fueron derivados del uso de la tierra, la explotación del trabajo y la especulación financiera por parte de los capitalistas.

La substitución cada vez mayor de los factores de producción, tierra, trabajo y capital por conocimiento elimina los conflictos derivados del uso de estos factores.

Lo anterior significa que la teoría económica tradicional desde el punto de vista capitalista y socialista deberá ser replanteada desde sus mismas raíces.

Mikhail Gorbachev, influenciado por Alvin Toffler, al poner en práctica la perestroika, entendió, a diferencia de Maduro y de los partidos de izquierda colombianos que pertenecen al foro de Sao Paulo, Marcha Patriótica, Movimiento Progresista, Partido Alianza Verde, Partido Comunista Colombiano, Polo Democrático Alternativo, Presentes por el Socialismo, que “un sistema basado en la igualdad se había olvidado de la libertad”. Es necesario entender que tratar de hacer avanzar a todos por igual terminará irremediablemente en desastre.

Como lo expresa Alvin Toffler, “el futuro de las sociedades no debe ser definido en términos de capitalismo contra socialismo. Esta fue una dicotomía que causó la división de la comunidad mundial en dos bloques y trajo consigo muchas consecuencias catastróficas. Necesitamos encontrar un paradigma que integre todo el conocimiento de la mente y de la acción humana, indistintamente de la tendencia ideológica y política”





El poder del Conocimiento

La brecha que hay que cerrar es información y conocimiento. Entre los países veloces y lentos.

No es la brecha entre ricos y pobres, izquierda y derecha, conservatismo y liberalismo, norte y sur.

Debemos aclarar la discusión de si el objetivo es minimizar la pobreza o cerrar la brecha entre ricos y pobres.

Suprimir la brecha se puede lograr empobreciendo a los ricos, sin elevar necesariamente en lo mínimo el nivel de vida de los pobres.

Durante la revolución industrial se amplió la brecha, pero también se redujo la pobreza.

Los intentos de hacer avanzar a todos por igual, ha terminado sistemáticamente en desastre.

 

PARTIDOS DE IZQUIERDA


Foro de Sao Paulo
El Foro de São Paulo es un foro de partidos y grupos de izquierda latinoamericanos, fundado en Brasil en 1990. Fue constituido para reunir esfuerzos de los partidos y movimientos de izquierda y debatir sobre el escenario internacional después del derrumbe del campo socialista y las consecuencias del neoliberalismo en los países de Latinoamérica y el Caribe. Detrás de su gestación estuvieron el líder cubano Fidel Castro y el expresidente brasileño LuizInácio Lula da Silva.

Partidos Políticos Colombianos que pertenecen al Foro de Sao Paulo

1. Marcha Patriótica
2. Movimiento Progresista
3. Partido Alianza Verde
4. Partido Comunista Colombiano
5. Polo Democrático Alternativo
6. Presentes por el Socialismo
7. Unión Patriótica

XXIII Encuentro Foro de São Paulo, Managua.


Objetivo:
Materializar una real unidad, dejando a un lado diferencias que alientan los adversarios con claras intenciones divisionistas.
Declaración Final
XXIII Foro de Sao Paulo:
Nuestra América en Pie de Lucha
Ideas fuerza
1.- Hacia la unidad de Nuestra América por su segunda y definitiva independencia
2.- El ámbito cultural y comunicacional.
3.- Proyección general: corto y mediano plazo
4.- Ejes de Movilización Popular
1.- Hacia la unidad de Nuestra América por su segunda y definitiva independencia
Las fuerzas de izquierda y progresistas perdieron el control del Poder Ejecutivo (Honduras, Paraguay, Argentina y Brasil)
Resisten: Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Nicaragua y El Salvador.
Nueva fase de feroces ataques del imperialismo, la derecha y las fuerzas oligárquicas a su servicio.
Reagrupar nuestras fuerzas en el espacio gubernamental, partidista, Movimientos Sociales e
intelectuales.
Lograr la creación de un Frente común continental Antimperialista, que nos conduzca a nuestra segunda y definitiva independencia, mediante la lucha popular y la profundización de los procesos de cambio progresistas y revolucionarios en nuestro continente.
La profundización de los cambios en marcha está en la creación de un nuevo modelo político y económico, en el que los ciudadanos no sólo elijan representantes y gobernantes, sino que decidan las políticas públicas, de Estado y de gobierno, tomen decisiones, definan el marco de acción de sus representantes y gobernantes electos, y controlen el desempeño de éstos y de lo que deberá ser una nueva institucionalidad desde la cual el pueblo, de esta manera, ejerza directamente el poder.
Un modelo que en el ámbito económico, consista en la convivencia de la empresa privada con un nuevo sector económico de carácter popular, en el que los trabajadores puedan crear sus propios medios de producción, y donde el Estado sea garante de esta democracia económica complementaria para el desarrollo de las fuerzas productivas, la prosperidad con equidad social y la erradicación de la pobreza.
La profundización de los cambios está también en la estrategia de lucha por el poder, que implica no reducirla a la lucha electoral por el gobierno, incluyéndose en cambio las luchas sociales y la disputa por todos los espacios institucionales para su transformación e impedir que la derecha haga uso de ellos para revertir las conquistas sociales alcanzadas.       
La concreción de un Bloque Político y Social de los cambios para desplazar al bloque dominante debe tener en la clase trabajadora del campo y la ciudad (asalariados y los que no lo son) a su principal protagonista, acompañada de amplios y diversos sectores de la sociedad, incluyendo capas medias, intelectuales y progresistas, pequeños productores y empresarios. La defensa y profundización de los cambios sociales y la democracia requiere una base amplia de apoyo a éstos. La creación del nuevo modelo político y económico es parte indispensable en la construcción de una nueva forma de ejercer el poder.
Ese nuevo modelo político y social necesita un instrumento político que impulse el protagonismo popular y la construcción de una voluntad colectiva nacional y popular.
El respaldo popular a los gobiernos de izquierda se garantiza con un programa que conduzca a la creación de los sujetos económicos de un nuevo orden social, que a la vez sean los sujetos sociales protagónicos del nuevo modelo político basado en el ejercicio directo del poder por los ciudadanos en el marco de un proceso de transformaciones sociales impulsado por el instrumento político organizado, a través de la acción política e ideológica de sus estructuras en todos los ámbitos de la vida social y desde una nueva institucionalidad que sea expresión del ejercicio directo del poder por el pueblo.
Esto implica la necesidad del liderazgo revolucionario, que debe ser forjado y perdurar durante la instauración de los cambios sociales necesarios, en aras de contribuir al mayor grado de irreversibilidad posible para los procesos de transformación.
2.- El ámbito cultural y comunicacional. Debemos crear un frente cultural y comunicacional anti hegemónico, que sume tanto los empeños de los gobiernos progresistas como los de las fuerzas políticas de izquierda y de los movimientos sociales.
No es posible una revolución verdadera si no va acompañada de una profunda revolución cultural y comunicacional.
Las fuerzas de izquierda deben hacer lo posible por fomentar redes que articulen los núcleos de resistencia cultural que hoy están dispersos; conformar un frente de pensamiento anti hegemónico bajo principios capaces de aproximar a personas y grupos de filiaciones políticas diversas, desde las
más radicales hasta las de inspiración humanista.
Es necesario impulsar la gestación de entidades de investigación y promoción que funcionen como aliadas de los Movimientos Sociales y progresistas de izquierda para influir en el campo de la cultura.
Deben hacerse visibles figuras y obras que representen la cultura de la resistencia; hay que identificar los eventos culturales y programas donde pueden ser presentados y promovidos; desmontar las estafas del neoliberalismo y del capitalismo y promover las ideas de la emancipación con el apoyo de esa intelectualidad que la maquinaria hegemónica ha excluido.
Se debe conectar a los activistas de las redes sociales con aquellos que utilizan como vías de expresión de sus demandas las emisoras de radio y televisión comunitarias, de modo que la verdad vaya encontrando circuitos para darse a conocer frente a la gran avalancha de mentiras. Hay que incorporar a nuestra agenda los temas culturales y sumar a nuestra lucha, los esfuerzos de quienes enfrentan al discurso hegemónico en el campo intelectual, especialmente en la batalla mediática.
Es necesario utilizar al máximo las redes sociales, crear medios de comunicación alternativos (radio, televisión, redes sociales, prensa escrita), que en manos de los comunicadores sociales generen debate pero con dirección política y contenido ideológico. Procurar penetrar los medios de comunicación convencionales y comerciales, para incluir las voces progresistas y contrarrestar la guerra mediática de la derecha continental contra los gobiernos progresistas del continente. Vincular el estudio de la historia y de la teoría revolucionaria, para dar batalla en la lucha de las ideas, que es la más importante de las luchas revolucionarias.
3.- Proyección general: corto y mediano plazo
Es necesaria la movilización de las fuerzas progresistas y de izquierda, tanto a nivel político partidista como de los movimientos sociales, identificando los temas que puedan generar unidad en el más amplio espectro ideológico posible, con el objetivo de desarrollar una agenda de consolidación de la unidad de nuestras fuerzas y promover a la CELAC como el principal espacio de concertación política de la región.
Hay que avanzar en la concertación entre las fuerzas políticas y los movimientos de izquierda, que permita una acción coordinada en los foros regionales e internacionales y en el enfrentamiento de la ofensiva imperialista y derechista.
Deben ampliarse los espacios de concertación y cooperación con todos aquellos actores y organizaciones internacionales que desafían la hegemonía estadounidense y defienden un mundo multicéntrico y multipolar.
Se debe detectar, estudiar y aprovechar al máximo todos aquellos aspectos que constituyan debilidades del imperialismo y las fuerzas oligárquicas, así como sus propias contradicciones.
Una amenaza o agresión del imperialismo contra alguno de nuestros países debe asumirse por c/u como una amenaza y agresión a todos y c/u de los que integran el frente continental de fuerzas progresistas y de izquierda, así como una afrenta a la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz
4.- Ejes de Movilización Popular
Condenamos el fortalecimiento del militarismo en todo el mundo e instamos a los EE.UU y a Europa a terminar con las incursiones militares que desestabilizan a los países del Oriente Medio para apoderarse de sus recursos naturales, en abierta complicidad con los grupos terroristas, lo que tanta desolación y muerte ha llevado a los pueblos afectados y verdadero origen de la masiva migración a Europa de quienes huyen de la muerte y de la guerra llevada por la misma Europa a sus países.
Denunciamos el papel de la OEA (Organización de Estados Americanos) como Ministerio de Colonias de EE.UU, que desde la Secretaria General y de manera particularmente beligerante en los últimos años, se ha puesto siempre al servicio de los intereses injerencistas y se hace de la vista gorda ante múltiples atentados contra la democracia  y graves violaciones de los derechos humanos por
parte de los gobiernos oligárquicos y pro-imperialistas de América Latina y EE.UU
Condenamos la guerra no convencional y de amplio espectro, económica y mediática contra Venezuela por parte de la derecha oligárquica venezolana que, estimulada por el gobierno estadounidense, está empeñada en desestabilizar y poner fin mediante el terrorismo, al gobierno democráticamente electo del presidente Nicolás Maduro, quien a pesar de la difícil situación que atraviesa su economía sigue destinando el 70% del presupuesto público al bienestar de su pueblo.
El Foro de Sao Paulo se declara en estado de alerta y en Sesión Permanente, en respaldo a la lucha del pueblo venezolano en defensa de la Revolución Bolivariana
Nos solidarizamos con la paz en Colombia y denunciamos el conjunto de acciones con las que la ultraderecha en aquel país pretende boicotearlos; los asesinatos sistemáticos de decenas de líderes sociales, defensores de derechos humanos, luchadores por la paz e indultados de las FARC y sus familiares por fuerzas paramilitares cobijadas bajo el manto protector del terrorismo de Estado; así como exigimos el cumplimiento total del Acuerdo de Paz, en especial la libertad de los presos políticos, quienes se encuentran en huelga de hambre hace 24 días exigiendo el cumplimiento de la ley de amnistía. De igual forma respaldamos los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).
Exigimos la libertad de Simón Trinidad y Sonia, revolucionarios colombianos y combatientes de las FARC que guardan injusta prisión en EE.UU a pesar de que una tras otra  han  sido  desenmascaradas las falsas acusaciones que se han hecho en su contra.
Nos solidarizamos con las fuerzas políticas y sociales que son reprimidas y perseguidas por el gobierno del Presidente Mauricio Macri.
Exigimos la libertad de Milagro Sala, Diputada del PARLASUR, dirigente social argentina y prisionera política por defender los derechos de los sectores más humildes y postergados en su país.
Apoyamos el reclamo histórico de Argentina sobre la soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur ARGENTINA
Nos regocijamos con la libertad del luchador independentista puertorriqueño Óscar López Rivera, recientemente liberado de prisión gracias a la tenaz campaña internacional a favor de su libertad y a su férrea resistencia y su firmeza a toda prueba.
Demandamos la descolonización total del Caribe y apoyamos de manera particular la independencia de Puerto Rico, al conmemorarse el 25 JUL 2017, 119 años de la invasión militar estadounidense contra esta nación caribeña. Asimismo, nos pronunciamos por la eliminación de toda forma de coloniaje y neocoloniaje.
Apoyamos plenamente las movilizaciones de los trabajadores brasileños contra las políticas neoliberales y antipopulares del gobierno golpista y derechista de Temer, y a Lula en su lucha por la justicia social y la democracia, que ha desatado la furia de sus adversarios, quienes pretenden inhabilitarlo políticamente.
Nos solidarizamos con el pueblo y gobierno de Nicaragua, país que enfrenta actualmente la amenaza del veto de EE.UU en contra de su  acceso a los créditos en los organismos financieros internacionales, como chantaje político ejercido por los sectores más reaccionarios del Congreso, el Senado y el gobierno estadounidense, estimulados por la derecha criolla con la vana ilusión de que como producto de ello, los dictados imperiales serán acatados por el sandinismo, cuyas raíces están en la victoriosa lucha de Augusto C. Sandino contra las tropas interventoras norteamericanas, y que cuenta con un aplastante respaldo popular y una correlación de fuerzas ampliamente favorable en todos los ámbitos de la vida 19 JUL 1979 política nacional.
Nos solidarizamos con el pueblo y gobierno de El Salvador, que ha logrado detener y comenzar a revertir la crisis económica resultante de dos décadas de gobiernos neoliberales, reducir la pobreza en 8% y aplicar un exitoso plan de seguridad, pese a estar sometido a una multifacética estrategia desestabilizadora que incluye el bloqueo económico a la gestión gubernamental por parte del partido de la oligarquía (ARENA) en la Asamblea Legislativa y de los magistrados a su servicio que controlan la Sala de lo Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. Luchamos por la gratuidad de la educación y el acceso a una educación de calidad; por una cobertura de salud universal, gratuita y de calidad; por la eliminación del hambre y la desigualdad en toda la región.
Rechazamos la criminalización de los inmigrantes, las políticas anti-inmigración y la violación de los derechos humanos y laborales de los latinoamericanos y caribeños en EE.UU. Apoyamos la lucha por mantener los beneficios temporales de trabajo (TPS) que ayudan a cientos de miles de familias de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Haití. Repudiamos las amenazas del gobierno de EE.UU, del Partido Republicano y de congresistas de derecha que pretenden extorsionar a estos y otros gobiernos para forzar el voto en organismos internacionales como la OEA, en aras del apoyo al intervencionismo de EE.UU, bajo la amenaza de eliminar los beneficios migratorios de esos pueblos.
Abogamos por que el gobierno de México proceda a devolver los fondos de ahorro usurpados a los llamados “braceros”, trabajadores mexicanos que fueron empleados en EE.UU entre 1942 y 1964. Apoyamos un mundo sin fronteras en el que se priorice el libre tránsito de los seres humanos y no solo el libre tránsito de las mercancías. Rechazamos los muros, en especial el que se pretende erigir en la frontera (EEUU y México)
El Programa Bracero fue un acuerdo binacional que pretendía abastecer de trabajadores mexicanos agrícolas a los campos de cultivo y granjas estadunidenses.
Nos pronunciamos por la eliminación total del arsenal atómico que existe en el mundo, nos oponemos a la carrera armamentista y a la existencia de bases militares en territorio extranjero.
Rechazamos cualquier forma de racismo y discriminación. Impulsamos el ejercicio pleno de los derechos económicos, culturales, sociales y políticos de las mujeres, y la eliminación de la cultura patriarcal.
Condenamos el Narcotráfico, el tráfico de personas y el Terrorismo, y denunciamos la doble moral de un sistema que dice combatir al Crimen Organizado, mientras protege a sus grandes promotores y principales responsables. Defendemos el cultivo legal y el uso tradicional benéfico de la hoja de coca.
Demandamos la retirada de las fuerzas de la MINUSTAH que, siguiendo un mandato del antidemocrático Consejo de Seguridad de la ONU, mantienen ocupado Haití desde HAITI hace más de una década.
Condenamos las políticas antiinmigrantes y el Terrorismo, y promovemos el reconocimiento a los migrantes como trabajadores, el reconocimiento de sus derechos laborales y el respeto de sus derechos humanos.
Nos solidarizamos con los pueblos que hoy enfrentan gobiernos de derecha en la región.
Proclamamos el derecho humano al agua, luchamos contra la depredación del medio ambiente, la amenaza a la biodiversidad y al ecosistema en general.
Apoyamos las exigencias de los pequeños Estados insulares del Caribe a ser resarcidos por los daños humanos de la esclavitud y a acceder a recursos que permitan su resiliencia frente al cambio climático.
Demandamos el levantamiento incondicional, total y definitivo del bloqueo económico, financiero y comercial del gobierno de EE.UU contra Cuba, y la indemnización al pueblo cubano por los daños y perjuicios causados por más de medio siglo de agresiones de todo tipo.
Exigimos la devolución al pueblo de Cuba del territorio ocupado por la ilegal base naval de Guantánamo de EEUU
Apoyamos a Bolivia en su reclamo de salida al mar con soberanía.
Exigimos la eliminación de todas las bases militares estadounidenses que existen en la región (77 en total, que junto a la IV Flota, cubren todo el espacio regional), y de todas las bases militares extranjeras de cualquier país, dondequiera que se encuentren. Respaldamos el reclamo de compensación al Caribe por los horrores de la esclavitud y la trata de esclavos, así como al resto de América Latina por 500 años de saqueo a sus riquezas y a sus pueblos, que aún continúa.
Defendemos los derechos y las culturas de los pueblos originarios y afrodescendientes, y asumimos sus luchas para la restitución y ejercicio pleno de sus derechos históricos.
En este momento decisivo para nuestro continente enfrentaremos el desafío de profundizar los procesos de cambio en marcha como única manera de derrotar la ofensiva de la derecha y el imperialismo, fieles a nuestra lucha por la paz, la democracia y el socialismo, única garantía para alcanzar nuestra segunda, definitiva y verdadera independencia en lo político y lo económico, así como nuestra emancipación cultural y nuestra propia identidad continental latinoamericana y caribeña; la identidad, soberanía y autodeterminación de esta gran patria justamente bautizada por el Apóstol continental, José Martí, como NUESTRA AMÉRICA, que es el sueño de Bolívar cada vez más cerca de ser realidad.
¡Nuestra América en pie de lucha, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE


 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal