Movimiento Poder del Conocimiento

Vaya al Contenido

Menu Principal:

 

Colombia requiere con urgencia de una gran transformación política y de una gran transformación económica

Transformación Política

Los partidos mayoritarios que aunque cambien de nombre son los mismos convirtieron la democracia colombiana en falsa y corrupta a través de la compra de votos, clientelismo, intercambio de votos por favores políticos y un congreso que funciona a base de burocracia, mermelada, dádivas y contraprestaciones. Adicionalmente a la financiación de las campañas políticas por multinacionales a cambio de grandes contratos, en algunos casos está la cercanía con grupos paramilitares y otros fuera de la ley.


Según la revista Semana, es en el tema salarial de los congresistas donde además se hace más visible el sistema de chantajes, dádivas y contraprestaciones que caracteriza a la política colombiana. En el año 2013 dos sentencias del Consejo de Estado les quitaron a los congresistas las primas de localización y de salud por 8 millones de pesos que recibían irregularmente desde 1992. Tras un breve ‘plan tortuga’ que hicieron a iniciativas como el referendo de la paz y la reforma de la salud, el gobierno les expidió el decreto 2170 del 2013, que estableció “una prima especial de servicios” para los congresistas equivalente a $7’898.445, que de acuerdo con el propio gobierno “sustituye para todos los efectos las primas de salud y de localización y vivienda”.

Lo anterior significa que todos los colombianos que hayan ocupado un puesto en el Congreso desde 1992, se enriquecieron ilícita o inmoralmente. Entre ellos tenemos muchos de los actuales aspirantes a la presidencia y otra vez al senado, cínicamente enarbolando la bandera contra la corrupción. Corruptos combatiendo corruptos. Un baile de máscaras de inmorales y corruptos.

James A. Robinson, “Miseria en Colombia” escribe que la mayor parte de la historia del país, la mayoría de los colombianos han estado en la pobreza absoluta y el país plagado de violencia e inseguridad. El grado y la persistencia de la pobreza y la violencia en Colombia es una consecuencia de facetas extractivas de las instituciones políticas. Éstas tienen dos dimensiones principales: la muy baja calidad de la "democracia actual"; la naturaleza ineficaz y débil del estado colombiano. Robinson anota que la democracia en Colombia ha sido siempre disfuncional y de baja calidad por tres razones: primero, el alto impacto de la violencia y el fraude en las elecciones, segundo, la extensión de la compra de votos para ganar las elecciones y tercero, la extensión e impacto del clientelismo, que conduce a que los empleos del gobierno y contratos sean intercambiados por apoyo político.

En el informe sobre “La Gobernanza y las Leyes” del banco Mundial, se reconoce que las políticas “adecuadas” suelen ser difíciles de introducir y aplicar, dado que en algunos casos “los grupos de la sociedad que se benefician del ‘statu quo’ son suficientemente poderosos como para resistir las reformas necesarias para cambiar el equilibrio existente”.

Fernando Vallejo escribe: Se dicen servidores públicos, pero son aprovechadores públicos. Dicen que vienen a dar, pero vienen a recibir. Actúan como si nos mantuvieran pero son unos mantenidos. Y así de esta sociedad podrida hoy surgen los partidos por montones, como brotan los hongos venenosos de la boñiga de las vacas".

A pesar de sus lineamientos y sus programas, sus discursos, sus promesas y sus supuestas ideologías, los partidos políticos tradicionales no son otra cosa que engranajes del mismo sistema. Los planteamientos de un partido de derecha o de izquierda pueden ser diferentes, pero al final, en un sentido estructural, ninguno buscará cambiar realmente el estado de las cosas. ¿Por qué? porque hacerlo significaría su propia desaparición. Los partidos políticos son parte de esa minoría que no hace otra cosa que repartirse el poder, los altos cargos públicos, participar en ese juego de suma cero en que lo que ellos ganan lo pierden otros.

Alternativa

La alternativa, es el nuevo paradigma del conocimiento, que nos lleva a la auto organización, la convivencia política, la colaboración, el colocar al individuo en el centro del poder político.

Propuesta Constituyente

Cambiar el Congreso Bicameral actual por un Congreso Unicameral de 66 congresistas por elección popular después de una selección primaria de los mejores candidatos de los departamentos y distrito capital. El Congreso elige al Presidente encargado de la política y al Primer Ministro encargado de la economía.

Una ventaja de cambiar el actual régimen presidencialista es eliminar el poder que obstenta el presidente como mandatario y que le permite obstruir la justicia cuando comete graves delitos como la entrada de dineros del cartel de Cali en la campaña de Samper, los dineros de Odebrecht en la campaña de Santos, la compra de la reelección de Uribe, la culpabilidad de Belisario en la toma del Palacio de Justicia.

La gran ventaja del nuevo sistema de un Congreso Unicameral es que el Congreso es el que define el plan de gobierno por mayoría. Una vez aprobado se eligen el Presidente y el Primer Ministro, quienes se encargan de cumplir el plan de gobierno. No tienen que gastar recursos en politiquería, mermelada y todos aquellos acuerdos que terminan en corrupción. Lo más importante es que el Congreso elegido esté compuesto por profesionales expertos que entienden de las complejidades de la nueva economía del conocimiento y sus interrelaciones con la economía global.

Transformaciòn Económica

Si los grandes medios de comunicación no colocan a la economía en el centro del debate, los colombianos no tendrán argumentos sólidos para escoger el mejor candidato y el país seguirá en el plano inclinado de insostenibilidad que lo puede estar conduciendo a una de las peores crisis económicas y sociales de su historia.

Hoy día en Colombia, el destape de las grandes ollas podridas en materia de corrupción, la caída del PIB en dólares desde $378 mil millones de dólares en el 2014 a $274 mil millones de dólares en el 2016, la deuda externa superando los $125 mil millones de dólares, el déficit pensional de $38 billones de pesos, el colapso en la salud y la deuda con hospitales y clínicas superando los $7 billones de pesos, el pésimo sistema educativo que tiene a Colombia en los últimos lugares de las pruebas Pisa, el desorden y la lentitud en la justicia, el aumento de los precios y mayor iliquidez en los hogares por la última reforma tributaria, los campesinos fluyendo a las ciudades en busca de la mínima subsistencia, los millones de colombianos en las ciudades viviendo del rebusque, el 10% de las familias colombianas, madres solteras, viviendo con $3,750 pesos diarios, 1,5 millones de bogotanos con menos de 6,000 pesos diarios, el caos en el transporte en la capital, el grave deterioro del medio ambiente, muestran un gobierno y una clase política desacreditada por los malos manejos administrativos y la falta de controles reales.

La solución a estos graves problemas no es la economía tradicional de bajas velocidades de la sociedad industrial de masas. Se requiere de un replanteamiento basado en la economía del conocimiento de altas velocidades.

El conocimiento es el más poderoso sistema de creación de riqueza en toda la historia de la humanidad. Este nuevo sistema de creación de riqueza abre la posibilidad de un futuro mucho mejor para enormes masas de población que ahora se encuentran entre los pobres de la tierra. A menos que los líderes de nuestros países prevean estos cambios, condenarán a nuestros pueblos a una perpetua miseria y a ellos mismos a la impotencia política. La estrategia de la Economía del Conocimiento para quebrar el espinazo de la pobreza, comienza con la eliminación de la diferencia en productividad entre lo que el trabajo bruto puede conseguir y lo que la tecnología avanzada hace posible conseguir hoy día y cada vez más en el mañana.  En relación a la tierra debe estar dirigida a la transformación de las empobrecidas áreas rurales, convirtiéndolas en regiones de conocimiento altamente productivas, que no dependan de la fuerza de los brazos de los campesinos escuálidos prematuramente envejecidos, sino por el contrario del poder de la inteligencia de sus descendientes. En relación al capital y el trabajo, debe estar dirigida a la transformación de las empobrecidas familias urbanas, convirtiendo sus viviendas en un sistema de creación de riqueza altamente productivo, que no dependa del trabajo físico y repetitivo en las grandes industrias, sino del poder de la inteligencia de las generaciones futuras.

Muchos de nuestros más serios problemas ambientales, desde la contaminación atmosférica hasta los residuos tóxicos, son subproductos de los antiguos métodos de crear riqueza de las fábricas de chimeneas de la sociedad industrial. En contraste, con el nuevo sistema de creación de riqueza que sustituye los recursos materiales por el conocimiento, la agricultura dependiente de menos tierras y el uso de aguas recicladas, la creciente eficiencia energética a través de avances espectaculares en nuevos materiales permitirán mayor recolección y almacenamiento de la energía solar, la nueva industria del conocimiento dependiendo de estas nuevas fuentes de energía, el potencial de las tecnologías del reciclado, el uso de plantas vegetales donde se derivan miles de productos en campos como la energía, la alimentación, textiles, construcción, viviendas, combustibles y que descontaminan el medio ambiente,  lleva a la esperanza de combinar la salud ecológica con el progreso económico.

Pero también las nuevas tecnologías desarrolladas a partir del Internet del Valor nos permitirán la lucha frontal contra la corrupción, fraude electoral y otras formas delincuenciales.

La Nueva Economía del Conocimiento

Muchos economistas, consciente o inconscientemente siguen aferrándose a la creencia de que la economía es análoga a la física de Newton Esta noción surgió hace siglos, cuando las ideas de Newton sobre la mecánica, el equilibrio y el determinismo dominaban dicha ciencia.

En la actualidad, buena parte de la economía de la sociedad industrial, incluida la herencia de Adam Smith, David Ricardo y más tarde Karl Marx, John Maynard Keynes, Friedrich Hayek y Milton Friedman, aún se basa, al menos parcialmente en la mecánica newtoniana y la lógica cartesiana.

La teoría de Newton funciona bien a bajas velocidades. Sin embargo, a velocidades cercanas a la velocidad de la luz, la teoría cuántica, la teoría de la relatividad y el principio de la indeterminación, llevaron a una crisis en la física, que llevó a una comprensión más clara de las limitaciones del modelo newtoniano. De ello se desprende que no todo en el universo se comporta en todas las ocasiones con la regularidad, previsibilidad y legitimidad de una máquina.

Para aquellos que creen que la economía es una ciencia exacta y se puede representar en funciones matemáticas, es desconcertante el que los bienes del conocimiento son indeterminados respecto al valor. Y de ello, podemos concluir que, si el conocimiento puede viajar a velocidades cercanas a la velocidad de la luz, entonces el replanteamiento de la física de newton por la física de la relatividad y cuántica, también en el caso de la economía, la teoría económica de bajas velocidades de Marx, Keynes, Hayek y Friedman debe ser replanteada por una nueva teoría económica adaptada a las altas velocidades de la economía del conocimiento.

Siete cambios desafían a los economistas tradicionales en sus análisis económicos: El primero es la externalidad positiva de los productos del conocimiento. El valor de uso de los productos del conocimiento es creciente. Mientras el valor de uso del tangible del celular disminuye con el uso, el valor de uso del intangible aumenta con el uso, puesto que teóricamente se puede conectar con un mayor número de personas. El segundo, es el carácter no rival de los productos del conocimiento. No gastamos el conocimiento por utilizarlo, por el contrario, mayor uso del conocimiento promueve mayor conocimiento y puede ser compartido por muchas personas a la vez. El tercero, lo representa la desmasificación y personalización de los productos, que apunta a una economía sin productos idénticos y en teoría con precios distintos. El cuarto, se relaciona con la substitución cada vez mayor de los factores tradicionales, tierra, trabajo y capital, por conocimiento. El quinto, al traslado del intercambio mundial de bienes tangibles a intangibles. El sexto a la transferibilidad mundial de capitales que permite cada vez menos el control por parte de los bancos centrales de la cantidad de dinero en la economía y por consiguiente del empleo y la inflación. El séptimo, al efecto de las políticas fiscales en un mundo globalizado.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal